Home ALUMN@S ¿Por qué sube la tasa de paro si hay menos desempleados?

¿Por qué sube la tasa de paro si hay menos desempleados?

 

¿Por qué sube la tasa de paro si hay 13.100 parados menos?

La caída de la población activa y la destrucción de empleo explican el ascenso al 23,78%

Desempleo

Varias personas forman una larga cola ante una oficina del INEM / EFE

¿Ha subido o ha bajado el paro en el primer trimestre? Las dos cosas. Si por paro se entiende el número de parados, ha bajado. Si por paro interpretamos la tasa de paro, ha subido. ¿Cómo es posible que suba la tasa de paro mientras baja el número de parados? La respuesta está en la población activa y en la destrucción de empleo.

La Encuesta de Población Activa (EPA) es una investigación por muestreo, continua y de periodicidad trimestral, dirigida a las viviendas familiares, que se realiza desde 1964. Su objetivo principal es obtener datos de la fuerza de trabajo y de sus diversas categorías (ocupados, parados), así como de la población ajena al mercado laboral (inactivos).

La encuesta parte de la población de 16 años o más. Esa población varió poco en el trimestre, se redujo en 6.200 personas, hasta 38.517.200. Pero de ellas, 22.899.400 personas son activos y 15.617.800, inactivos. Aquí es donde se ha producido la gran diferencia. El número de activos se ha rebajado en 127.400 personas, mientras que el número de inactivos ha aumentado en 121.200 personas, en parte porque hay menos población en el grupo de 15 a 64 años (33.000 personas menos).

Según las definiciones de la EPA, los activos son personas de 16 o más años que, durante la semana de referencia (la anterior a aquella en que se realiza la entrevista telefónica de la encuesta), suministran mano de obra para la producción de bienes y servicios o están disponibles y en condiciones de incorporarse a dicha producción.

Los activos se subdividen en ocupados y parados. Ocupados son que durante la semana de referencia han estado trabajando durante al menos una hora, a cambio de una retribución (salario, jornal, beneficio empresarial…) en dinero o especie. También son ocupados quienes teniendo trabajo han estado temporalmente ausentes del mismo por enfermedad, vacaciones, etcétera. Por su parte, parados son los que durante la semana de referencia han estado sin trabajo, disponibles para trabajar y buscando activamente empleo. Son parados también quienes ya han encontrado un trabajo y están a la espera de incorporarse a él.

Lo que ha pasado en el primer trimestre es que la población activa se ha reducido, como se ha dicho, en 127.400 personas. Eso, en principio, debería facilitar una reducción de la tasa de paro siempre que no viniera aparejada a una fuerte destrucción de empleo. Sin embargo, el grueso de esa reducción de la población activa se corresponde con la pérdida de 114.300 empleos y solo 13.100 son una reducción de parados, apenas uno de cada 10.  Para que con una bajada de la población activa se redujese el paro, la proporción tendría que ser superior a la tasa de paro, esto es, al 23,7% en la actualidad.

La tasa de paro se calcula como el número de parados en relación a la población activa, esto es, a la suma de ocupados y parados. En este caso, baja el numerador, el número de parados, en 13.100 personas,pero el denominador (la población activa, esto es, la suma de parados y ocupados) disminuye en 127.400 personas. De ese modo, los 5.444.600 parados han pasado a suponer el 23,78% de la población activa, mientras que los 5.457.700 parados del cuarto trimestre representaban el 23,70% de la población activa de ese periodo.

Algo parecido puede acabar ocurriendo a lo largo  legislatura. El número de parados ha pasado de 5.287.300 en el cuarto trimestre de 2011 a los 5.444.600 del primer trimestre de este año, pasando porun récord de más de 6 millones de desempleados. Con ello, la tasa de paro ha subido el 22,56% al 23,78%. Pero ese aumento moderado del paro ha venido acompañado de una destrucción de empleo bastante más intensa. Así, se ha pasado de 18,15 millones de empleos a 17,45 millones. Es decir, se han perdido 700.000 empleos aunque el paro haya aumentado solo en 157.300 personas.

Cuando llegue la temporada más favorable para el mercado laboral, en el segundo y tercer trimestre, es posible que el número de parados, medidos por la EPA, caiga por primera vez por debajo de los que había cuando Mariano Rajoy llegó al Gobierno. Pero esa posible disminución del paro probablemente vendrá acompañada también de una reducción del empleo con lo que la tasa de paro se situará cerca de donde estaba en 2011, con menos empleos, pero también menos parados. Munición electoral para todos los partidos. Fte: El País

Actualizado (Miércoles, 06 de Mayo de 2015 11:05)